lunes, 24 de octubre de 2016

Bizcoflan de naranja y limón {receta de Halloween}

De vuelta de vacaciones y de un viaje que me ha cargado las pilas, regreso a la escena bloguera más bruja que nunca. He desempolvado mi libro de conjuros y he puesto en marcha todos mis poderes para elaborar mi propuesta de Halloween para este año. Ya tenía ganas de preparar ese "mágico" bizcoflan que tanto se ve por las redes y he pensado que esta era la ocasión perfecta. Halloween está a la vuelta de la esquina y en este blog tiene sabor a bizcocho de limón, flan de leche condensada y gelatina de naranja. ¿Quieres verlo?

He optado por estos sabores para lograr un bizcoflan con los colores del unos típicos caramelos americanos, los candy corn. En el corte se puede ver el blanco, amarillo y naranja y la "magia" que ha hecho el horno separando la capa de flan y la de bizcocho. Pero ¿habrá sido el horno el que lo ha logrado o el hechizo de noche de halloween que he lanzado?
La receta está adaptada de una de las de mi blog de cabecera "Kanela y limón" y puedes ver un vídeo de como se prepara en el siguiente enlace de Youtube. Viendo la preparación se puede pensar que es un poco engorrosa de preparar por aquello de las diferentes capas pero no es así. Es sencilla y si la sigues paso a paso te saldrá perfecta. Eso sí, hazla mínimo el día antes ya que necesita horas para cuajar la capa de flan y luego la de gelatina. 

Receta de bizcoflan de naranja y limón

Ingredientes para un molde de bundt cake de unas 12 tazas

Para la capa de flan

  • 1 lata de leche condensada (unos 400 g)
  • 1 lata de leche entera (la medida de la lata de de leche condensada)
  • 4 huevos L
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1 pellizco de sal

Para la capa de bizcocho

  • 4 huevos L
  • 200 g de azúcar blanca
  • 1 sobre de gelatina de limón
  • Colorante amarillo (opcional)
  • 280 g de harina todo uso
  • 16 g de levadura química
  • 200 ml de nata co un 35% de materia grasa
  • 1 pellizco de sal

Para la capa de gelatina

  • 1 litro y 1/4 de leche entera
  • 3 sobres de gelatina de naranja

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde.
  2. Empezaremos preparando la capa de flan para lo cual batimos bien con batidora de varillas todos los ingredientes a temperatura ambiente. Reservamos.
  3. A continuación, preparamos la capa de bizcocho batiendo los huevos con el azúcar hasta que la mezcla doble su volumen. Sin dejar de batir añadimos el sobre de gelatina y el colorante si queremos un amarillo más intenso. Añadimos la mitad de la harina, sal y levadura que previamente habremos tamizado, la mitad de la nata, el resto de harina y nata. Mezclamos bien sin sobre batir.
  4. Vertemos en el molde la mezcla de bizcocho y sobre esta y con cuidado, la de flan. Si se mezclan no pasa nada ya que el horneado se encargará de "la magia".
  5. Horneamos unos 45-55 minutos a 180º o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio y seco.
  6. Sacamos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego en la nevera toda la noche.
  7. Al día siguiente, desmoldamos con cuidado. Si vemos que nos cuesta, podemos sumergir el molde unos segundos en agua caliente y saldrá perfectamente. Limpiamos bien el molde de las posibles migas, lo engrasamos con un poco de aceite y volvemos a poner el bizcoflan dentro.
  8. Tras esto, preparamos la capa de gelatina para lo cual calentamos la mitad de la leche sin que llegue a hervir y añadimos los tres sobre de gelatina. Removemos bien hasta que se disuelva. Retiramos del fuego y añadimos el resto de la leche. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  9. Cuando esté fría vertemos por los lados del molde con el bizcocho dentro hasta que este flote. Llevamos a la nevera y dejamos que la gelatina cuaje bien (unas 5-6 horas).
  10. Para desmoldar con facilidad, sumergimos de nuevo unos segundos en agua caliente.


Mi capa favorita es la de flan con ese toque a leche condensada tan delicioso y que además combina genial con la acidez del limón y la naranja. Diferentes sabores para nuestras papilas gustativas y también diferentes texturas. ¿Qué más se le puede pedir a un postre?
¿Qué les ha parecido esta receta con toque "halloweenero"?  En casa la hemos disfrutado mucho, vamos, que no ha quedado ni una miga. En el blog puedes encontrar más recetas de Halloween como una tarta de queso sin horno, una mousse de chocolate terrorífica y unos cupcakes calabaza muy divertidos.
Nos vemos con la siguiente receta y en las diferentes redes sociales a lo largo de la semana.
¡Besos!
Yaiza

4 comentarios:

  1. Me encanta!! el toque que le has dado al postre y as fotos son preciosas!! Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Alucinante!!!! Pareces una brujita en la cocina :-)
    jajaja. Miles de besos, eres una artista, además de la mejor repostera.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Serás bruja pero de las buenas y con semejante receta y semejantes fotos creo que te vamos a llamar el "hada de halloween". Madre mía que pasada¡¡¡ eres lo más guapa. MUAKKKKKKKKKKKKKKKK

    ResponderEliminar
  4. Guau! Pero qué maravilla nos traes Yaiza! Siempre sorprendiendome! Me encantas jeje. Te ha quedado terroríficamente precioso ;) y las fotos espectaculares como siempre ;) Besines

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario

Blogging tips