lunes, 22 de agosto de 2016

Tarta de mousse de manga

El mango y en particular la manga, son de esas frutas veraniegas que me encantan y hacen que anhele que llegue la temporada en la que podemos adquirirlas para tomar de mil maneras. Tanto en zumos, batidos, troceado con yogur e incluso alguna preparación salada, la manga me apasiona. Y quería aprovechar para preparar un postre y publicarlo antes de que dejen de verse en nuestras fruterías. He optado por esta tarta de mousse de manga, ideal para refrescarnos el paladar y lo mejor de todo es que no necesitaremos encender el horno para prepararla. 
Antes de seguir he de decir que la manga y el mango son frutas diferentes. En sabor se parecen un poco aunque con matices como por ejemplo que la manga es más dulce y carnosa y no tiene hebras como el mango y en cuanto al aspecto, la manga es más alargada y con tonos más verdosos mientras que el mango es más redondito y rojizo. En Canarias tenemos la suerte de encontrar mangas en las fruterías con bastante facilidad ya que gracias a nuestro clima disponemos de cultivos propios, pero en la península se ve más el mango. No hay problema, con este también puedes elaborar la tarta.

lunes, 8 de agosto de 2016

Polos de coco y frambuesa

Me gusta mucho tener en el congelador de casa polos para tomarlos cuando llego de la playa. Me resulta de lo más refrescante, incluso más que una bebida fría y mucho más ligero y menos calórico que el helado. Además, ahora tenemos una variedad de moldes para polos en el mercado que nos ayudan a que nos queden con una presentación profesional y muy bonita. Atrás quedaron esos polos que de niños preparábamos con tanta ilusión en vasos de plástico congelando algún refresco y que tan ricos quedaban. ¡Qué recuerdos!
La receta de hoy tiene un sabor rico, muy veraniego, afrutado, pelín ácido y si no le ponemos la cobertura de chocolate blanco, son unos polos aptos para intolerantes a la lactosa e incluso veganos.

lunes, 1 de agosto de 2016

Mousse de lima-limón y jengibre con avellanas caramelizadas

Otros años he parado la actividad del blog en el mes de agosto más que nada porque es un mes un poco flojo para este mundillo ya que casi todo el mundo está de vacaciones, disfrutando de playa o piscina y empleando poco tiempo en cocinar. Básicamente lo hacía por eso, no porque fuera yo la que estuviese todo el mes tumbada a la bartola (que no me importaría nada). Las que trabajamos en el mundo sanitario no tenemos ese concepto de "agosto=vacaciones" ni "fin de semana=tiempo libre" y a mi me toca esperar a octubre para desconectar. Pero este año me apetecía publicar este mes y aquí estoy, aunque esto está tan poco animado y tan vacío que hasta creo oír un eco virtual. Menudo rollo acabo de soltar ¿no?
Al grano, o al postre, la receta de esta semana es una refrescante mousse de lima-limón con un toquecito sutil de jengibre y unas poquitas avellanas caramelizadas para dar un punto crujiente. 

lunes, 25 de julio de 2016

Polos de tarta de zanahoria

Hay que ver lo versátil que es la zanahoria. Habitualmente la consumimos en preparaciones saladas pero en dulces a mi me encanta o incluso en batidos, zumos y por qué no. en polos y helados. Yo siempre preparaba los polos de zanahoria siguiendo esta receta que publiqué hace un par de veranos y que tanto me ayuda a prolongar el bronceado y refrescarme después de un día de playa, pero hace unos días vi en pinterest unos con sabor a "carrot cake" y me he lanzado de cabeza a preparalos ya que esta tarta me rechifla.
Y sí, saben bastante a tarta de zanahoria, a esa mezcla de especias y el punto que le da el queso cremoso y el toque crujiente de las nueces es el colofón a unos polos que seguro que repetirás más de una vez.

lunes, 18 de julio de 2016

Helado de pistacho

Tras un pequeño y necesario paréntesis vuelvo por aquí con nuevas recetas. Y como estamos en pleno verano, hay que refrescarse con helados como este de pistacho que me he decidido a preparar tras mucho tiempo dándole vueltas. Me lo he pensado bastante porque no creí que un helado de pistacho casero pudiese quedar tan auténtico e incluso igual de bueno que el que pueden servirte en una heladería italiana. Pero sí señores, está muy pero que muy logrado, cremoso, sabroso y con ese color ocre que tiene el helado de pistacho en tierras italianas. Lo digo porque yo era una de las que creía que cuanto más verde escandaloso, mejor era este sabor de helado. Hasta que hace años, antes de mi primer viaje a Italia, haciendo un  "pequeño estudio heladero"(para filtrar cuales me iba a tomar ya que no me iba a dar tiempo de catarlos todos) leí en varias guías que el mejor helado de pistacho distaba mucho del color verde y se acercaba más al ocre. Y se me quedó grabado a fuego, tanto tanto que ahora voy por las heladerías buscando el helado de pistacho con el color perfecto.
Blogging tips