21/7/2014

Helado de chocolate blanco y crema de speculoos

Mi heladera está que no para. Es el segundo verano que pasamos juntas y creo que a este paso acabará denunciándome por "explotación electrodoméstica". Gracias a Dios que no tiene patas y no se puede ir de casa... 
Y es el segundo verano que no pruebo un helado comercial porque pudiendo crear los sabores que me apetece y con ingredientes que controlo ¿para qué comprarlos?.  Además, últimamente mi imaginación heladera está a cien por hora, tratando de idear sabores diferentes y ricos y eso, unido a un poco de crema de speculoos casera que me quedaba de cuando preparé las natillas de speculoos y plátano caramelizado dio como fruto este súper cremoso y delicioso helado...
Tan tan cremoso que la sesión fotográfica fue corta y estresante. Un poco decepcionante, también hay que decirlo, porque solo pude sacar tres fotos ya que el helado se derretía a los poco segundos de sacarlo del congelador. Pero un helado tan rico como este tenía que compartirlo sí o sí.
Tiene un sabor intenso a galletas speculoos y según mi catador consorte, es el mejor helado que he hecho hasta ahora junto con el de plátano con nueces y pepitas de chocolate.
La base es un helado de chocolate blanco con un toque de canela y al final del proceso de mantecación en la heladera, le añadimos la crema de speculoos. Así conseguimos un sabor más intenso e incluso diferenciamos un poco el chocolate blanco de la crema de speculoos. Podemos trocear unas galletas para alcanzar la gloria bendita heladera.

Receta de helado de chocolate blanco y  speculoos

Ingredientes para aproximadamente 1 litro de helado

  • 300 ml de nata con un 35% grasa
  • 200 ml de leche entera
  • 180 g de chocolate blanco
  • 75 g de azúcar blanca
  • 25 g de azúcar invertido o golden syrup
  • 2 yemas de huevo L
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 150 g de crema de speculoos (la receta aquí)
  • 8 galletas speculoos troceadas

Preparación

  1. Ponemos en un cazo la nata, la leche, el chocolate, la canela y el azúcar invertido. Calentamos a fuego medio hasta que casi hierva. Mientras, batimos las yemas en un bol con el azúcar y la vainilla.
  2. Retiramos el cazo del fuego y vertemos un poco de la mezcla sobre las yemas mientras batimos para que con el calor no cuajen. Devolvemos el cazo al fuego y vertemos en él la mezcla de yemas removiendo sin parar durante unos 5-7 minutos o hasta que la mezcla espese.
  3. Cuando la mezcla haya espesado, retiramos del fuego, dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego a la nevera un mínimo de 6-8 horas.
  4. Pasado este tiempo, nos toca mantecar en la heladera siguiendo las instrucciones del fabricante. En los últimos minutos del proceso añadiremos la crema de speculoos. 
  5. Vertemos en un recipiente apto para congelador y esparcimos los trocitos de galletas speculoos.
*Si no tenemos heladera, vertemos la mezcla en un recipiente y guardamos en el congelador, sacándola cada hora (durante 4 ó 5) para removerla y que no formen cristales.

En esta ocasión no he sacado fotos del "detrás de la cámara" porque con el estrés de fotografiar el helado a toda prisa antes de que se derritiese, cuando me di cuenta había recogido todo el "set". ¡Menudo despiste! Espero que mis neuronas no vuelvan a patinar de esa forma.
Espero que les haya gustado la entrada y la receta de hoy. Y si alguien se anima y lo prepara, que me diga que le ha parecido ya que me haría mucha ilusión.
La semana que viene, nueva receta, el lunes como siempre. 
¡Muchos besos y a disfrutar del verano!



14/7/2014

Tarta de queso y chocolate con cerezas

Un pequeño inciso antes de comenzar el post...Vale, lo sé, me prometí no encender el horno hasta que se acabase el verano e hiciese más fresquito, pero correr el riesgo de morir de un golpe de calor por esta deliciosa tarta, ha valido la pena. Lo juro, palabrita de bloguera. ¿La vemos juntos?
Las tartas o bizcochos coronados con una buena cantidad de frutos rojos como frambuesas, arándanos, fresas o cerezas consiguen siempre captar mi atención cuando paseo por Pinterest o echo un vistazo a mis libros de cocina. Me parecen muy apetecibles, frescas y elegantes, a la par que sencillas y son muy típicas de la repostería nórdica, que como ya saben, adoro. Y ya llevaba mucho tiempo queriendo preparar una tarta de queso con muchas de estas frutitas pero aquí en Canarias, conseguir arándanos o frambuesas a un precio asequible es misión imposible por lo que las cerezas han sido el fruto rojo elegido para decorar esta deliciosa tarta de queso y chocolate. 

Cereza y chocolate, dos sabores que combinan a la perfección y que acompañados de la textura suave y casi similar a la de una mousse que tienen las tartas de queso horneadas (a diferencia de las que solo llevan frío) la convierten en una receta de 10, de las que apetece repetir. 
La base la preparé con galletas Oreo y quedó crujiente y deliciosa. Y en el relleno de la tarta también puse algunas cerezas troceadas.

La receta está adaptada de una de Marta Stewart. He hecho algunos cambios para adaptarla a los ingredientes que tenía en casa y poco más.

Receta de tarta de chocolate y cerezas

Ingredientes para un molde de 23cm

Para la base

  • 200 g de galletas de chocolate bien trituradas
  • 5-6 cucharadas de mantequilla derretida
  • 3 cucharadas de azúcar blanca

Para la tarta

  • 240 g de chocolate para postres 
  • 675 g de queso tipo philadelphia a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar
  • 175 g de yogur griego a temperatura ambiente
  • 3 huevos L a temperatura ambiente
  • 3 cucharadas de cacao sin azúcar
  • 1 cucharada de vainilla en pasta o extracto de vainilla
  • 150-200 g de cerezas, pesadas con hueso, que después deshuesaremos y cortaremos a la mitad.
  • Cerezas para decorar

Preparación

  1. Engrasamos un molde de 23 cm y precalentamos el horno a 175º. 
  2. Preparamos la base de la tarta mezclando las galletas trituradas, la mantequilla derretida y el azúcar hasta formar una pasta. cubriremos la base del molde presionando bien la mezcla.
  3. Horneamos unos 10 minutos a 175º. Sacamos del horno y dejamos enfriar  mientras vamos preparando el relleno.
  4. Ponemos el chocolate troceado en un bol y lo derretimos, bien en el microondas durante un par de minutos o al baño maría. 
  5. Mientras el chocolate se enfría batimos el queso con nuestra batidora de varillas durante unos minutos. 
  6. Seguimos batiendo y añadimos el azúcar a velocidad baja. Luego añadimos el yogur, el cacao, la vainilla y el chocolate derretido que deberá estar a temperatura ambiente.
  7. Añadimos los huevos uno a uno y seguimos batiendo lo justo para la mezcla sea homogénea.
  8. Ponemos las cerezas y removemos con espátula.
  9. Forramos el molde donde ya tenemos la base horneada con doble capa de papel de aluminio y lo ponemos dentro de una fuente de horno que llenaremos de agua hirviendo hasta alcanzar una altura que cubra la mitad del molde. El papel de aluminio impedirá que se cuele agua en el molde.
  10. Llenamos el molde con la mezcla y horneamos durante unos 50 minutos a 175º o  hasta que veamos que los bordes comienzan a despegar y el centro parezca húmedo aún.
  11. Dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando esté a temperatura ambienta, refrigeramos un mínimo de 6 horas antes de desmoldar. 
  12. Decoramos con la cantidad de cerezas que queramos.


En cuanto a la sesión fotográfica, muy sencillo todo. Me apetecía un fondo en color blanco y luminoso ya que llevo unas cuantas sesiones en colores oscuros. He usado de base mi tablón de madera de color blanco y como fondo, una sábana blanca con unas arruguitas que vienen genial para dar textura. La luz (de media mañana) entra por el lateral derecho y el reflector que he usado es plateado. 
En las fotos de abajo se puede ver el montaje de la mesa, que no tiene ningún secreto. El cake stand es de "Zara Home" y el plato también. Una jarra blanca,  unos cubiertos gastados por el uso (lo cual viene genial ya que no brillan) y una tela bajo el stand de mi tienda favorita de cosas bonitas "Mamáyalosabe" completan el escenario.
A los que me preguntan que objetivo uso para las fotos del blog les diré que habitualmente uso un 50 mm 1.8 y en algunas ocasiones un 40 mm macro 2.8. Son objetivos muy económicos y que funcionan genial para este tipo de fotos. 
Espero que les haya gustado y si la preparan, quiero saber que les ha parecido. La semana que viene volvemos con nueva receta, el lunes, como siempre. Y como siempre también, nos vemos en Facebook y el resto de redes sociales durante la semana. 
¡Besos!


7/7/2014

Polos de yogur y cereza

¡Buenas tardes! Aunque la temporada de cerezas empezó hace ya algunas semanas y puedo decir que ya me habré comido algun kilo que otro de ellas, aún no había preparado ninguna receta para el blog que tuviese esta fruta como ingrediente principal. Y si el año pasado preparé el clásico y omnipresente en todos los blogs "clafoutis de cerezas" (parece que un blog de repostería no es un "blog de repostería" si en su recetario no tiene esta tarta) este año quería algo más fresquito, diferente y que no precisara horneado.
Y...¡¡tachán!! ¡¡Ricos polos de yogur y cerezas!!
Siempre digo que los polos son una buena alternativa a los helados. Son más sencillos de elaborar y por supuesto, más sanos al no llevar tantas grasas. En casa suelo alternar y después de refrescarnos comiendo helado unos días, tocan los polos. Así evito que me acusen de cebar a los que me rodean o de ser la culpable de ese michelín-flotador que asoma por ahí.
*Dato curioso (y que igual les importa un pimiento): el cuchillo de la foto lo compré en los chinos y hay que ver como corta el condenado. ¡Menuda maravilla por un eurito de nada!
Para estos polos es mejor usar un yogur bastante cremoso, como el griego. Yo he usado yogur natural sin lactosa porque no la puedo tomar y aún no siendo un yogur muy cremoso, han quedado espectaculares. Las cerezas, las he troceado en tres porque eran bastante grandes. Como ven, con poquitos ingredientes y mucha paciencia, las seis horas que tardan en congelarse, tendremos unos polos estupendos.

Receta de polos de yogur y cereza

Ingredientes para  unos 10 polos

  • 400 g de yogur griego
  • 250 ml de agua
  • 120 g de azúcar blanca
  • 100 g de cerezas sin hueso y troceadas en tres
  • 2 cucharaditas de miel

Preparación

  1. Preparamos un almíbar poniendo en un cazo el agua y el azúcar. Llevamos a ebullición para que se disuelva el azúcar y retiramos del fuego. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  2. Batimos a mano el yogur con la miel y el almíbar ya frío.
  3. Rellenamos nuestros moldes de polos y añadimos trozos de cereza al gusto. Congelamos un mínimo de 6 horas.


Las cerezas y las fresas me parecen las frutas más fotogénicas que hay...
Esta semana no he hecho muchas fotos del "making off" porque es muy parecido al de la semana pasada del helado de plátano con nueces y pepitas de chocolate. He usado mis tablones color madera oscura y el reflector negro porque quería dar ese toque oscuro a las fotos que tan de moda está. Además, sigo diciendo que en días de poco luz en casa me funciona mejor los de las fotos en tonos oscuros ya que no se ven las sombras que proyectan los objetos sobre los tablones, cosa que con los blancos si ocurre. Al principio me pillaba unos rebotes impresionantes cuando tenía planificado hacer una sesión de fotos y el día estaba nublado, pero ahora trato de adaptarme a ello lo mejor que puedo. Y sí, aunque no lo crean, en Canarias hay días en los que no hace sol...
He hecho varias fotos en cenital, con el tablón directamente en el suelo y siempre, siempre, cámara en trípode, que pulso de cirujana cardíaca no tengo.
He usado pocos cacharrillos para darle protagonismo a los polos, que ya de por sí me parecen bastante fotogénicos (en la foto de abajo se puede ver el molde que he usado para hacerlos) y a las cerezas. Tan solo un plato violeta y un cuchillo junto a unas cerezas cortadas. Y como siempre que fotografiamos polos y helados, practicar antes con un objeto que no se derrita y tener muy claro que tomas y planos queremos.
Pues esto ha sido todo. Aquí les espero la semana que viene aunque como siempre, estaré por Facebook (donde los que me siguen pudieron verme abrazada a unas botellas de sidra, sin vergüenza alguna, en mi escapada por el norte peninsular) y otras redes sociales durante la semana. Por cierto, estoy viendo que muchos blogs se van de vacaciones todo el verano para aprovechar bien el tiempo libre. Tengo pensado darle vacaciones solo un mes ¡qué tanto tiempo sin publicar me puede generar un mono brutal!. Aún no sé si será en agosto o en septiembre pero ya les avisaré.
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips