lunes, 29 de agosto de 2016

Tarta sueca con praliné de almendras {Toscakaka}

Sí, he encendido el horno en pleno mes de agosto. Es una locura lo sé, pero las ganas de preparar un buen bizcocho para desayunar el fin de semana podían más que el calor que sabía que iba a pasar en mi cocina con el horno encendido. Eso, unido a que no me he ido aún de vacaciones, hacen que mi cordura esté un "poco" afectada y me dedique a hacer el kamikaze. Pero no me arrepiento, ha valido la pena correr el riesgo de sufrir un golpe de calor (afortunadamente no me pasó nada) y el resultado, como se ve en las fotos, es un bizcocho o tarta espectacular.
Sencillo, sí, pero delicioso. Que a veces pensamos que por rizar el rizo con recetas "exóticas" y sabores rebuscados, vamos a conseguir mejor resultado. Esta "toscakaka" es una tarta típica escandinava que consiste en un simple pero contundente y untuoso bizcocho, coronado por un praliné de almendras que hará que se te salten las lágrimas en cuanto lo pruebes. Eso está asegurado.

La receta es del libro "Scandilicious Baking" del que no me canso de decir que es mi libro favorito de repostería y del que he puesto en práctica y publicado en el blog un gran número de recetas. Tal y como explico en la receta se supone que es para un molde de 23 cm aunque yo también la he preparado en uno de 15 cm y queda un bizcocho más alto pero igual de rico. Eso sí, en este último caso te hará falta preparar solo la mitad del praliné y llevará unos 10 minutos más de horneado.

Receta de Toscakaka (tarta sueca con praliné de almendras)

Ingredientes para un molde de 20-23 cm

  • 3 huevos M
  • 150 g de azúcar moreno
  • 1 cucharada de vainilla en pasta o extracto de vainilla
  • 150 g de harina todo uso
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 75 g de mantequilla derretida
  • 75 ml de buttermilk ( o 70 ml de leche entera y 5 ml de zumo de limón)

Para el praliné

  • 125 g de mantequilla
  • 125 g de azúcar moreno
  • 150 g de almendras laminadas
  • 50 ml de leche entera
  • 1/2 cucharadita de vainilla
  • una pizca de sal


Preparación

  1. Engrasamos el molde y lo forramos con papel sulfurizado y precalentamos el horno a 170º.
  2. Tamizamos la harina, levadura y sal y reservamos.
  3. En un bol, batimos con batidora de varillas los huevos con el azúcar y la vainilla durante unos minutos, añadimos la mantequilla derretida y el buttermilk (si lo hacemos con leche y limón, mezclarlo unos 10  minutos antes y dejar reposar hasta que tenga aspecto de leche cortada) y seguimos batiendo hasta integrar. 
  4. Por último, añadimos la mezcla de ingredientes secos tamizados e integramos bien con espátula.
  5. Vertemos en el molde y horneamos unos 30 minutos a 170º o hasta que al pinchar con un palillo, salga limpio y seco.
  6. A mitad del horneado nos pondremos a preparar el praliné para lo cual ponemos en una sarten todos los ingredientes. Cocinaremos a fuego medio-alto  hasta que hierva removiendo con una cuchara de madera. Dejamos unos 3-4 minutos que hierva y retiramos del fuego cuando veamos que haya espesado.
  7. Sacamos el bizcocho del horno y directamente, sin desmoldar, vertemos el praliné. Lo volvemos a meter en el horno y horneamos a unos 200º unos 5 minutos para dorar un poco las superficie con cuidado de que no se queme.
  8. Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.

*Yo lo he preparado en molde de 20 cm y queda un bizcocho bajito, pero en las fotos está preparado en un molde de 15 cm. Queda un bizcocho más alto y solo te hará falta la mitad de la cantidad de praliné pero unos 10 minutos más de horneado.



Cuando lo preparé pensé que al tener el praliné de almendras sería un poco pesado, pero para nada lo es. Es contundente pero no pesado ni empalagoso. Además, es de esos bizcochos ideales para mojar en el café con leche y dejarte llevar por el momento...
 También puedes tomártelo con un té....
¿Qué les ha parecido la receta? ¿Digna de correr el riesgo de encender el horno en pleno verano? Si no, siempre quedará la posibilidad de guardarla y esperar a que refresque un poquitín. 
Muchos besos y ¡hasta la próxima!
Yaiza

9 comentarios:

  1. Tiene una pinta fantástica, hay que hacerlo!!

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta fantástica, hay que hacerlo!!

    ResponderEliminar
  3. Tiene un pinta estupenda, me la apunto para hacer. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Adoro amêndoas logo esse maravilhoso bolo me agrada.
    Ficou lindissimo.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  5. Yo no dejo de hornear en verano... y aquí sigo también! Me hago todo el pan que se come en casa, y claro, eso es horno cada tres días de fijo. Y de cuando en cuando, algún bizcocho... esta tarta que nos traes desde luego tiene un corte espectacular.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Que maravilla , pienso hacerla! !!

    ResponderEliminar
  8. Tarta espectacular, la hice ayer y el bizcocho queda muy esponjoso y el praliné de almendras le da un toque.....ha triunfado , vaya.muchas gracias por la receta

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario

Blogging tips