lunes, 19 de noviembre de 2018

Rollos de calabaza y especias

Ya lo advertí, esta temporada se avecinan unas cuantas recetas con calabaza, primero, porque me encantan los postres que la llevan y segundo, porque aún me quedan en el congelador varias bolsitas con puré deseando ser convertidas en algo dulce. Bueno, en mi defensa diré que no solo uso la calabaza con fines reposteros, preparo unas cremas muy ricas que incluso pasan la prueba del exigente paladar de mi hijo.
La receta de hoy, unos estupendos y ricos rollos de calabaza con su correspondiente toque de especias (indispensables para mi en los postres con calabaza) y que tiene aroma a otoño, que es lo que toca ¿no?

Son blanditos blanditos y jugosos. El relleno es el que le aporta ese toque a especias y el glaseado, simplemente espectacular. Para mojar bollito a bollito como en la foto...
La receta es de un blog llamado "Sallys Baking Addiction" y con las cantidades que indico salen unos 12 rollos. Se pueden preparar de forma individual, es decir, poniéndolos en una bandeja de horno separados o también puedes ponerlos en un molde redondo uno pegado a otro. La verdad es que la receta no tienen ninguna complicación pero eso sí, hay que recordad que el puré de calabaza que vamos a usar debe de estar muy bien escurrido.

Receta de rollos de calabaza y especias

Ingredientes para unos 12 rollos

  • 80 ml de leche entera
  • 30 g de mantequilla sin sal
  • 120 g de puré de calabaza muy bien escurrido
  • 50 g de azúcar panela o moreno
  • 1 cucharadita de cardamomo
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo L
  • 2 y 1/4 cucharadita de levadura seca de panadero
  • 335 g de harina todo uso

Para el relleno

  • 85 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 100 g de azúcar panela o moreno
  • 1 cucharada de mezcla de especias (canela, jengibre, cardamomo, clavo, nuez moscada...)

Para la cobertura de queso

  • 115 g de queso cremoso a temperatura ambiente
  • 60 ml de sirope de arce
  • 30 ml de leche
  • 120 g de azúcar glas tamizado

Preparación

  1. Empezamos preparando la masa para lo cual calentamos la leche y la mantequilla hasta que esta se derrita. Dejamos enfriar un poco hasta que esté tibia o a unos 37º.
  2. En el bol de la batidora ponemos el puré de calabaza, el azúcar, cardamomo y sal y batimos. Añadimos la leche con la mantequilla ya tibia y seguimos batiendo hasta que esté todo integrado.
  3. Ponemos en la mezcla el huevo y la levadura y seguimos batiendo.
  4. Ahora trabajaremos con el accesorio gancho de nuestra batidora y a velocidad baja. Añadimos la harina en un par de tandas batiendo durante unos minutos hasta que tenga aspecto de masa. Será bastante pegajosa, no hay problema.
  5. Dejamos reposar la masa en un bol engrasado que taparemos con papel film y dejamos reposar durante uno o dos horas o hasta que haya doblado su volumen (dependerá bastante de la temperatura que tengas en casa).
  6. Mientras, vamos preparando el relleno para lo cual batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y las especias. Reservamos.
  7. Cuando haya doblado su volumen, trabajamos la masa sobre una superficie enharinada. La extendemos formando un rectángulo de unos 10x18 cm y extendemos el relleno por toda la superficie.
  8. Enrollamos desde la parte más ancha y cortamos con un cuchillo o cortapizzas 12 rollos que dispondremos sobre una bandeja de horno forrada con papel. Tapamos con papel film engrasado y dejamos reposar hasta que doblen su volumen (1-2 horas)
  9. Horneamos durante unos 25 minutos a 180 º y mientras, preparamos el glaseado.
  10. Batimos el queso y cuando esté cremoso añadimos el sirope de arce y el azúcar. La leche la vamos poniendo poco a poco hasta obtener la textura deseada (no muy líquida).
  11. Una vez se hayan enfriado los rollos, los glaseamos ayudados por una cuchara.
El glaseado de queso es una delicia que pienso usar en otras recetas. Eso sí, con las cantidades que indico en la receta sale bastante cantidad así que si no vas a glasear a lo grande lo rollitos, puedes preparar solo la mitad.
Cuando los preparé, en casa teníamos excedente de dulces así que los congelé de dos en dos y los voy sacando cuando los vamos a comer. Unos segundos de microondas y quedan de lujo. Además, un poco calientes están deliciosos y con un sabor más intenso.
Espero que les haya gustado la receta de esta semana y que la pongan en práctica. Merece la pena porque están muy ricos, claro, y es la oportunidad perfecta de comer bollería casera.
Un beso y nos vemos pronto.
Yaiza

1 comentario:

Muchas gracias por dejar tu comentario

Blogging tips